Una parte importante de los presupuestos mensuales de las familias se dedican a pagar deudas, con e método “Snowball” podemos reducir mucho esos pagos mensuales ya sean compras a plazo, hipotecas o cualquier tipo de crédito. Es lógico entonces que si conseguimos rebajar estos gastos nuestra capacidad para ahorrar será mayor al reducir nuestros gastos fijos mensuales.

Este método es muy usado y recomendado por economistas de todo el mundo para reducir nuestras deudas, se llama “Debt Snowball” que significaría en español el “método de la bola de nieve“.

reducir deudas, método snowball

La mecánica de este método es como el efecto de una bola de nieve que es pequeña al principio pero según avanza montaña abajo es cada vez mayor. Así se trata de amortizar deudas al principio muy poco a poco y con al ahorro conseguido cada vez podremos amortizar más hasta liquidar nuestros préstamos o al menos rebajarlos mucho.

Pasos previos al método Snowball

1.- En primer lugar debemos hacer una lista con todas nuestras deudas. Es importante incluir todas aunque sea una compra a plazos, una tarjeta de crédito, un préstamo rápido, la financiación del coche, la hipoteca y cualquier deuda que tengamos por pequeña que sea.

2.- Ordenar esa lista con todas nuestras deudas. Haremos 2 listas la primera ordenando desde la deuda más pequeña hasta la más grande. Por otro lado haremos otra lista ordenando nuestros préstamos poniendo en primer lugar el que tiene el tipo de interés más alto hasta el más bajo.

3.- Realizar un presupuesto mensual teniendo en cuenta nuestros ingresos y gastos. Debe ser un presupuesto realista o no cumpliremos los objetivos.

4.- Una vez realizado el presupuesto hay que asignar una cantidad mensual para cancelar deudas. No es necesario obsesionarse y fijar una cantidad que luego no podamos asumir, es preferible asignar 50 euros si somos capaces de cumplir antes que fijarnos 300 euros y no ser capaces de cumplirlo, eso provocaría frustración y abandonaríamos el método. Una cantidad pequeña inicialmente es suficiente. Ya que irá creciendo gracias al efecto “bola de nieve” por si sola como veremos a continuación con algún ejemplo.

Amortizando deudas

  1. Debemos elegir una deuda para amortizar. Hay dos fórmulas posibles la primera es comenzar cancelando la que tiene mayor tipo de interés y la segunda es amortizar la deuda más pequeña. Se suele recomendar esta segunda opción pues al ser la más pequeña conseguiremos cancelarla antes. Además suele coincidir que las deudas menores suelen tener mayor tipo de interés. Por eso hicimos las listas ordenando los diferentes créditos.
  2. Una vez elegido el préstamo que vamos a cancelar primero debemos lógicamente en primer lugar pagar todas nuestras letras mensuales y con el dinero que hemos presupuestado cancelar parcialmente la deuda escogida. De se modo se reduce la deuda y por tanto la cantidad que deberemos pagar el mes siguiente.
  3. El mes siguiente cancelaremos la cantidad que hemos presupuestado y además la cantidad que hemos ahorrado gracias a la cancelación parcial que hicimos el mes anterior. Si por ejemplo la cuota de nuestro préstamo se ha reducido en 10 euros, debemos sumar eso 10 euros a la cantidad que fijamos para amortizar. Así cada mes estaremos cancelando mayor cantidad, que es el efecto “bola de nieve”.
  4. Una vez cancelada esa primera deuda empezaremos con la siguiente de la lista.

Ejemplo Práctico

Ponemos un ejemplo de se sistema para que se entienda mejor. Supongamos que esta es la lista de créditos de una familia. La ponemos ya ordenada de menor cantidad a mayor:

  1. Financiación muebles: 1.000 euros a 10 meses se paga 110 euros al mes
  2. Tarjeta de crédito: 2.000 euros a 36 meses se paga 80 euros al mes
  3. Préstamo personal (coche): 15.000 euros a 60 meses se paga 345 euros al mes
  4. Hipoteca: de 150.000 euros a 300 meses 725 euros al mes

En total se pagan préstamos por 1260 euros cada mes.

Ahora veamos el efecto de este método si esta familia decide hacer un esfuerzo para cancelas por ejemplo 100 euros cada mes.

Esa familia comenzará amortizando en primer lugar el préstamo más bajo que es el de los muebles.

Así al final de mes pagará todas sus letras y además los 100 euros para cancelar la deuda de los muebles.

El único préstamo que cambiará será el de los muebles. Al pagar el recibo mensual quedará así:

  • Faltan por pagar 900 euros (hemos pagado 110, de los cuales 10 han sido de intereses) y 9 mensualidades.
  • Pero como la familia pone otros 100 euros más la deuda se reduce a 800 euros y al rebajar esa deuda la cuota mensual baja automáticamente a 97,77 euros. Con lo que el ahorro para el próximo mes es de 12,23 euros. (110 que pagaban a 97,77 que pagarán desde ahora).

Y es ahora cuando comienza el efecto bola de nieve en el ahorro reduciendo deudas. Para el próximo mes esa familia además de los 100 euros asignados para reducir deudas va a sumar los 12,23 euros que está ahorrando. Así este mes reducirá ese préstamo en 112,23 euros.

  • Cuando llegue fin de mes pagarán las letras de todos sus préstamos y amortizarán en el de los muebles. Así quedará ese préstamo.
  • La letra mensual es de 97,77 y les faltaban por pagar 800 euros. Así después de pagar la mensualidad quedan aproximadamente unos 710 euros (90 de capital y unos 7,77 de intereses).
  • Además amortizan los 112,23 euros  (los 100 más lo ahorrado) y la cantidad adeudada se reduce a 597,77 euros, así la nueva cuota mensual será de 82,31 euros.
  • Así esa familia está ahorrando ya 27,69 euros cada mes. Así el mes siguiente podrá amortizar los 100 que tiene asignados en el presupuesto más los 27,69 euros.
  • Esto deberá hacerlo hasta quitar completamente esa deuda.

Cuando haya terminado de pagar la financiación de los muebles deberá comenzar con el siguiente crédito de la lista que será en este caso la tarjeta de crédito. Cuando llegue ese momento esa familia comenzará cancelando los 100 euros asignados en el presupuesto más los 110 que está ahorrando al no pagar ya los muebles.

Así el efecto “SnowBall” hará que cada mes pueda quitarse mayor cantidad y mucho más rápido.

Hay que recordar que este tipo de cancelaciones parciales normalmente no supone ningún coste ni comisión y pueden hacerse siempre que queramos aunque sean cantidades muy pequeñas de 20, 30 o 50 euros. Además se puede hacer desde casa a través de la banca online que tienen todos los bancos.

Hacer una plan de este tipo es una gran idea para ahorrar y quitarnos gastos fijos cuanto antes.