Debido a la mala situación económica cada vez hay más familias que no pueden hacer frente al pago de sus diferentes deudas, o debido a ellas difícilmente pueden llegar a final de mes. Por este motivo cada vez más personas se interesan en reunificar deudas para abaratar en lo posible los pagos mensuales.

La reunificación es un producto que permite agrupar todos los préstamos en uno sólo. Lo normal es que sólo se conceda a personas con hipoteca, ya que la vía de reunificación es precisamente cancelar todos los préstamos vía ampliación de hipoteca.

¿Que es la reunificación de deudas?

Se trata de agrupar todos tus prestamos en uno sólo, es decir, la hipoteca, el préstamos del coche, el crédito personal que pediste para una reforma o un viaje, las tarjetas de crédito que ya tienes al límite, etc. Al agrupar todos los préstamos se consiguen 2 cosas principalmente alargar el plazo y en el caso de los prestamos personales (coche, tarjetas y otros) rebajar el tipo de interés. De esta manera la cantidad que pagamos al mes disminuye considerablemente.

¿Me interesa reunificar?

Para saber si en tú caso es interesante debes sumar la cantidad que pagas al mes en créditos y prestamos. Si la cantidad es alta en comparación con tus ingresos la reunificación puede ser una solución para evitar males mayores en el futuro, que suelen venir en forma de embargos. Si tú situación económica está llegando al límite nuestra recomendación es actuar antes de que lleguen los impagos y por tanto los problemas más graves. Si dejamos que esto ocurra la reunificación sería más complicada al correr el riesgo de aparecen en ficheros de morosos.

Pongamos un ejemplo, si pagas 800 euros de hipoteca, 300 euros de coche y otros 150 euros de las tarjetas de crédito al mes son 1.250 euros, si los ingresos en tú casa son de 2.000 euros mensuales tú situación financiera está muy al límite y si encima tú empresa ha comenzado a realizar despidos es mejor actuar antes de que no podamos pagar.

En este ejemplo podemos hacer una reunificación y podemos rebajar la cantidad mensual a unos 700 euros mensuales.

Requisitos para poder agrupar deudas

Para poder solicitarla es necesario tener una vivienda en propiedad, ya que la reunificación consiste en agrupar en un nuevo préstamo hipotecario todas las deudas cancelando todas las anteriores. Existe la posibilidad de hipotecar la vivienda de un familiar si no tenemos vivienda en propiedad.

Ese es el requisito principal, a partir se ahí ya las condiciones dependerán de las nóminas, si existen embargos (hay que cancelarlos al mismo tiempo), etc.

¿Dónde puedo hacer la solicitud de reunificación?

Existe amplia oferta de empresas que se dedican a gestionar con los bancos este tipo de operaciones, estas empresas cobrarán una comisión por sus servicios.

Pero nuestra recomendación es siempre acudir a nuestro banco, ellos conocen nuestra situación, nuestros prestamos y son los que sabrán darnos una solución más personalizada a nuestra situación. Si nuestro banco nos realiza la operación ahorraremos en comisiones y papeleos.

Todos los bancos hacen este tipo de operaciones, aunque no es un producto que publicitan. Si estamos en riesgo de que se produzcan impagos nuestro banco es el mayor interesado en que esto no suceda y por tanto en la actualidad las entidades financieras están abiertas a aportarnos este tipo de soluciones de unificación. Por eso es interesante siempre negociar hasta el final con nuestra entidad actual.

En el caso de que nuestro banco no nos aceptase la operación podemos acudir a otros bancos y a otras empresas que se dedican a negociar con las entidades financieras en nuestro nombre. La desventaja es que cobran una comisión pero la ventaja es que están acostumbrados a conseguir refinanciación para casos difíciles y sólo nos cobran su comisión si la operación se realiza, por lo que ellos son los más interesados en que algún banco nos realice la reunificación.

Costes de la reunificación de deudas

Conviene tener claro que estas operaciones tienen un coste y debemos preguntar por ellos cuando empecemos los trámites. En el fondo estas operaciones suponen un nuevo préstamo (con sus comisiones de apertura) y la cancelación de préstamos anteriores (con sus consiguientes comisiones de cancelación).

Si la operación la tramitamos a través de una agencia externa esa agencia también cobrará una comisión por sus servicios en caso de que se tramite con éxito.

Si agrupamos a través de nuestro banco los costes siempre serán menores ya que podemos negociar una rebaja de comisiones o una ampliación de hipoteca en lugar de cancelar nuestra hipoteca actual y constituir otra nueva.

Tipos de reunificación

Como hemos comentado suelen ser vía ampliación hipotecaria y normalmente encontraremos tres tipos de operación.

1.- Ampliar la hipoteca existente: con la ampliación en dinero se cancelan el resto de deudas o préstamos, además puede ampliarse el plazo para bajar la cuota mensual. Es lo que se conoce como novación.

2.- Segunda hipoteca: se trata de dejar la hipoteca actual como está y hacer una segunda hipoteca para cubrir el resto de créditos por el importe y plazo que se necesita.

3.- Cancelación de hipoteca: en este caso se cancelan todas las deudas incluyendo nuestro préstamo hipotecario y se constituye una nueva hipoteca donde se reunifica todo el dinero. Este caso es el lógico si cambiamos de banco para hacer la operación.

Errores que no debemos cometer al reunificar nuestras deudas

El mayor error es volver a hacer lo mismo. Es decir, como ahora nuestra carga financiera es menor volver a endeudarnos y pedir nuevos préstamos para reformas, coches, etc… o volver a llevar al límite nuestras tarjetas de crédito. Si hemos realizado una reunificación es para precisamente no tener que volver a soportar unos elevados costes mensuales y debemos evitar ese tipo de nuevos préstamos.